«En el fondo, advertimos, ese cuerpo despojado cuya piel y cuyos músculos están a punto de adquirir una consistencia metálica, no es otra cosa que la carcasa de un fantasma, la chatarra de un sueño, el círculo quebradizo y fugitivo donde danzan el cuerpo y la carne, donde convergen el hierro y la rosa».    

J.L.Gallero   “Andrés Ferrer 95.96, la carcasa de un sueño”   ABC de las artes   5/09/1997                                                                                                                                                                                                                                                            

«Ahora retoma, con la producción personal de los últimos años (de gran parte de las imágenes tuvimos conocimiento en una anterior muestra en el Círculo de Bellas Artes), un bello relato resuelto con gran limpieza técnica de quien ha empleado con rigor un proyecto de investigación. Sus grandes formatos virados al sulfuro potencian estas sugerentes tomas que son una puerta abierta a la fantasía, susceptibles de producir un potencial de infinitas traducciones. Heredero de la tradición surrealista de los años veinte, que concebía el fenómeno de la fotografía como un hecho que comunicaba más de lo que comúnmente se le demandaba que mostrase».

Manuel Falces   “El nuevo realismo mágico de Ferrer”   BABELIA  El País   21/11/1998