Devotos de la percusión, del trueno iniciático de la primera noche. Trueno incesante, negro como sus atavíos. 

En Híjar, en el Bajo Aragón, todos los años durante un breve periodo entre marzo y abril, sus moradores se tornan ácronos.

AF