«Ante mí tengo unas cuantas fotografías de Andrés Ferrer que recogen varios pulsos de la vida de este palacio. Son pulsos definidos en los que se ve bien la trenza que han hecho Occidente y Oriente entre sus muros».                                                                                                            

«De todos esos momentos hay uno que es mi preferido. Me centraré en él no por desdeñar otros, sino por creer que éste los resume con creces. El ángulo desde donde esa fotografía ha sido tomada nos hace pensar en un zigurat. Otra vez Oriente. Planos que van, vienen, se cruzan y superponen, a las puertas mismas de la Aljafería».                                                                  

«Hay en ese espacio organizado algo mágico y sutil, como en teorema algebraico, y todo, sin embrago, está resumido en la sencillez de alguien que pasa».

Andrés Trapiello   “Lluvia en la Aljafería”   (2002)