«…y no duda ni un solo instante en ir desarrollando sus actividades dejándose atrapar por los acontecimientos que acontecen de forma natural. Esa es su idea y, como suele pasar con todos los diarios que se hacen públicos, hay que leerlos intentando descifrar las claves secretas que el autor ha decidido emplear».

Josep Vicent Monzó “Ver” (1999)