«El trabajo que Andrés Ferrer presenta en este libro y resume en la exposición que lo acompaña se inscribe dentro de la estética de la ruina y de la reflexión en torno a la pérdida de la memoria colectiva».

«Con la pérdida, en unos años tan cercanos como los de 1998 y 1999, de inmuebles industriales tan emblemáticos como Harinera Solans y Maquinista y Fundiciones del Ebro, no sólo el Arrabal ha perdido su singularidad dentro del conjunto urbano, sino que la ciudad de Zaragoza está abocada al olvido de su historia más reciente: la de su industrialización y su paso de ciudad agrícola a ciudad industrial». 

Pilar Biel Ibañez “De la belleza de la ruina: Un viaje por el pasado industrial del Arrabal” (2004)